Recordemos que nuestra vida es una peregrinación